Construcción ecológica

Aunque a simple vista no lo parezca, los edificios consumen entre el 20 y el 50% de los recursos físicos de su entorno. Empezando por la fase de construcción, la que se lleva la mayor parte, y continuando con la fase de vida útil con el consumo energético y las emisiones contaminantes.

Pero las medidas de ahorro y eficiencia no deben enfocarse únicamente a estas dos fases sino que la prevención de estos problemas empieza en las fases preliminares aplicando buenas prácticas en el diseño del proyecto.

Diseñar el edificio teniendo en cuenta su contexto inmediato es fundamental para conseguir una construcción altamente eficiente. Algunos puntos clave del diseño ecológico son:

  • Tener en cuenta la relación del edificio con su contexto inmediato.
  • Valorar el clima que va a tener que soportar a lo largo del año.
  • Orientación geográfica en función de climatología y carta solar.
  • Distribución inteligente de huecos y cerramientos en función de los puntos anteriores.

Verde y reciclado

Todo apunta a que el futuro de las edificaciones pasa por la integración con elementos vegetales. Tanto los jardines verticales como los techos verdes son elementos constructivos novedosos que a cambio de un pequeño mantenimiento aportan numerosas ventajas como:

  • Mayor aislamiento contra frío – calor.
  • Reducción del impacto visual y mejora del factor paisajístico-ambiental.
  • Mejora del rendimiento de trabajadores en entornos verdes.

Junto con los elementos bióticos la otra característica de una edificación ecológica es el uso de nuevos materiales en la construcción. Pero en contra de lo que se pueda pensar no se trata de nuevos materiales altamente sofisticados, obtenidos en laboratorio o descubiertos recientemente en algún lugar recóndito del planeta.

Uno de los materiales más en alza en las construcciones ecológicas es el PET (tereftalato de polietileno). El PET es un plástico muy conocido por utilizarse en botellas de envasado de agua y por ser particularmente resistente a la biodegradación. Por un lado esto es negativo desde el punto de vista ecológico ya que significa que un objeto compuesto de PET que se abandone en el medio ambiente tardará muchos, muchísimos años en descomponerse.

Pero por otra parte significa en una ventaja cuando el PET se recicla como material de construcción. Actualmente se utiliza tanto en forma de bloques como en forma de láminas y presenta particularidades interesantes como: alta funcionalidad, buena capacidad de carga y ser un excelente aislante tanto acústico como térmico.

Otro material de moda en este tipo de construcciones son los ladrillos ecológicos. Hechos de materiales reciclados como cenizas de carbón, fibras vegetales, plásticos… resultan mejores aislantes del frío y el calor, normalmente más económicos de fabricar y más ligeros y manejables.

Como campo en expansión, el ámbito de la construcción ecológica está en constante transformación y evolución. En Ingenieros Asesores estamos convencidos que un buen asesoramiento y desarrollo de proyecto resulta fundamental a la hora de afrontar una nueva edificación para conseguir un resultado moderno, eficiente y ecológico tanto en la fase de obra como durante la vida útil de la construcción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *