Control ambiental en la industria

La creciente sensibilización en torno a la protección del medio ambiente ha dado lugar a la creación de diversas normativas tanto nacionales como internacionales con el fin de controlar y limitar las emisiones de la industria al exterior, así como para mejorar la calidad de los ambientes de trabajo.

Cuando hablamos del control ambiental de las condiciones en el interior de una instalación nos referimos al ambiente al que están expuestos los trabajadores. Las diversas normativas varían en función de la actividad que se desarrolla en la factoría. Evidentemente no serán iguales para una actividad, por ejemplo, relacionada con la manufactura de alimentos que con una dedicada a la metalurgia.

Sin embargo pueden establecerse algunos factores que todo espacio de trabajo debe cumplir para ajustarse a las condiciones de seguridad y confortabilidad dictadas por la ley:

  • Temperatura y humedad: Deben mantenerse entre determinados valores en función de los trabajos que se realicen.
  • Iluminación: Debe ser adecuada para las actividades que se lleven a cabo.
  • Ruido: Es el causante de las enfermedades profesionales más comunes. Debe evitarse y proveer a los trabajadores del correspondiente EPI.
  • Contaminación: El desempeño de ciertas actividades especialmente en lugares cerrados provoca atmósferas nocivas para los trabajadores. Debe garantizarse la correcta ventilación del lugar y protección de los operarios.

Control de las emisiones al exterior

Todas las plantas industriales que desarrollan procesos químicos tienen la obligación de controlar las emisiones que se descargan al medio ambiente, es decir, están sujetas a una monitorización para verificar que sus actividades se ajustan a la legislación vigente.

El diseño de la monitorización del impacto que tiene una industria respecto al medio ambiente se realiza de manera específica para cada tipo de instalación. Los aspectos fundamentales donde debe incidir el control son:

  • Control de emisiones a la atmósfera y calidad del aire.
  • Control de aguas e inspección de vertidos.
  • Control de residuos.
  • Control de suelos y aguas subterráneas.

Concretamente en el apartado de emisiones de gases y vapores a la atmósfera pueden definirse cinco contaminantes principales que se deben evitar: Monóxido de carbono, óxidos de azufre, hidrocarburos, óxidos de nitrógeno y material en partículas.

Existen varias técnicas para monitorizar las emisiones gaseosas y detectar los diferentes contaminantes. En función de los compuestos químicos que se estén buscando podemos hablar de cromatografía de gases (GC), espectroscopia de absorción atómica (AAS), plasma de acoplamiento inductivo (ICP)…

Ante la perspectiva de legislaciones cada vez más restrictivas resulta imprescindible adecuar las instalaciones industriales para no llegar a incurrir en sanciones por emisiones contaminantes y mantener un espacio de trabajo saludable para los trabajadores. No dude en ponerse en contacto con Ingenieros Asesores para adelantarse a los problemas y conseguir una empresa limpia y eficiente.