Estudios y auditorías energéticas en edificios públicos

La tendencia general en el mundo de la edificación y la rehabilitación de edificios se dirige al ahorro y eficiencia energética, incluso ya desde las primeras fases de la obra. Esa es la línea de trabajo también de la Unión Europea a través de sus directivas que deben aplicar los estados miembros con el horizonte de cumplir el Objetivo 20/20/20.

El Objetivo 20/20/20 es un pilar fundamental de la estrategia energética de la UE para el presente y futuro. Dentro del grueso de su redacción pueden destacarse sus principales compromisos:

  • 20% de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero sobre los niveles de 1990.
  • 20% de reducción del consumo de energía sobre las cifras de 1990, poniendo el acento en una mayor eficiencia energética.
  • 20% de la energía primaria consumida procedente de fuentes renovables.

Siendo los edificios existentes en los diferentes países miembros de la UE uno de los principales sectores consumidores finales de energía será aquí donde se reciban la mayoría de las reformas.

Uno de los puntos que ya hoy se están aplicando en las edificaciones de nuestro país es el referente a las auditorías y certificación de la eficiencia energética. Según el Real Decreto 235/2013 es exigible el certificado de eficiencia energética en los contratos de compra-venta o arrendamiento a partir del 1 de Junio de 2013.

Los puntos de la auditoría energética

Dentro de la función ejemplarizante de los edificios de los organismos públicos la norma obliga a renovar cada año el 3% de la superficie total de los edificios con climatización, ya sea calefacción y/o refrigeración, que ocupe y tenga en propiedad. Además se garantizará que la Administración Central adquiera solamente productos, servicios y edificios que tengan un alto rendimiento energético en la medida en que sea rentable y adecuado.

La forma de medir el rendimiento energético de un inmueble se realiza mediante una auditoría energética. Consiste en un estudio en profundidad que comprueba de forma empírica los flujos de energía del edificio a la vez que busca soluciones para reducir el consumo sin que afecte al normal desarrollo de las actividades que se desarrollan en él.

Los puntos principales que analiza una auditoría energética de un edificio son:

  • Información general y consumo energético.
  • Análisis de la red eléctrica: Tensión, potencia, energía activa y reactiva, factor de potencia…
  • Análisis de la envolvente: Condiciones ambientales exteriores e interiores, transmitancias térmicas, estado del aislamiento, infiltraciones de aire…
  • Inventario y medición de luminarias mediante luxómetro.
  • Análisis de los equipos de climatización y renovación de aire.
  • Análisis del rendimiento de los equipos de calefacción y agua caliente sanitaria.
  • Inventario y estudio de las instalaciones de energía renovable: Solares térmicas, solares fotovoltaicas, eólicas, hidráulicas…

La información obtenida en estos puntos se complementa con un estudio de los hábitos de los usuarios y la distribución de los consumos eléctricos según los periodos tarifarios para determinar cuál es la tarifa eléctrica más adecuada para el edificio.

Por último se reserva un apartado para enumerar todas las propuestas de mejora para reducir el consumo y aumentar la eficiencia al máximo posible. Además debe acompañarse de un estudio de viabilidad económica de las mismas, periodos de amortización a partir del coste de las inversiones.

En Ingenieros Asesores hemos demostrado en multitud de proyectos nuestro compromiso con la eficiencia energética y el uso e implementación de nuevas tecnologías para disminuir el consumo energético. Estamos a su disposición para asesorarle sobre la aplicación de las últimas directivas europeas y cumplir con las normativas del Objetivo 20/20/20.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *