IEE y eficiencia energética en edificios

La mayoría de los edificios que pueblan los centros urbanos de las ciudades del país son construcciones ya antiguas, construidas antes de 1970. Concretamente, en el Principado de Asturias alrededor de cien mil edificios de viviendas superan los cuarenta años de edad según el Instituto Nacional de Estadística.

Este parque de edificaciones está sometido a un control de su estado que detecte posibles desperfectos y patologías desarrollados a lo largo del tiempo. Tradicionalmente este control se ha denominado Inspección Técnica de Edificios (ITE) y desde la aprobación de la ley 8/2013 sobre rehabilitación, regeneración y renovación urbana se ha actualizado a Informe de Evaluación del Edificio (IEE). A grandes rasgos el IEE repasa los mismos puntos que la norma anterior y además la complementa con apartados destinados a la accesibilidad y la eficiencia energética.

A no ser que las administraciones locales indiquen otra cosa, el IEE tiene una validez de diez años. Cabe destacar que de la citada ley 8/2013 se desprende también que a finales de este año 2017 todas las edificaciones residenciales deben estar adaptadas a las condiciones de accesibilidad que exige la normativa. Además todos los edificios que hayan cumplido los 50 años deberán tener superado el Informe de Evaluación de Edificios antes del 27 de Junio de 2018 si sus propietarios no quieren exponerse a recibir una sanción administrativa.

La eficiencia energética de edificios es un básico

Tanto las normativas estatales como europeas en cuestiones de eficiencia energética van dirigidas a renovar todos los sistemas y estructuras tradicionales que provocan consumos de energía desorbitados en relación a las posibilidades que ofrecen las tecnologías actuales. Con el punto de referencia en el estándar Passivhaus para las nuevas construcciones, pueden diferenciarse algunos puntos críticos habituales en los edificios antiguos en los que se debe actuar de cara a poder superar un IEE:

  • Envolvente térmica: Una fachada y cerramientos poco eficientes energéticamente hablando provocan una pérdida de calor con tiempo frío, lo que ocasiona un mayor gasto en calefacción. Y el efecto contrario con tiempo cálido, el excesivo calor provoca un gasto extra en aire acondicionado. Además deben solucionarse en la medida de lo posible todos los puentes térmicos existentes.
  • Sistemas de calefacción: Los sistemas de calefacción antiguos, especialmente los de calefacción central, son tan inefectivos como derrochadores. Todos los sistemas de calefacción central deberían estar adaptados a la normativa desde este año 2017 y los de otra tipología pero también poco eficientes deberían sustituirse  por sistemas más modernos que permitan un ahorro en el consumo.

En Ingenieros Asesores contamos con numerosos proyectos relacionados con la rehabilitación de edificios que nos avalan. Si es propietario en un edificio que aún no se ha adaptado a la normativa vigente no espere más y consúltenos sin compromiso.