Informe de Evaluación de Edificios y humedades

Los edificios de más de 50 años de edad del país deberán someterse a un chequeo que certifique su estado de salud antes del verano de 2018. Al menos así lo ordena la legislación estatal aprobada en 2011 y posteriormente modificada en 2012 y 2015.

Ese chequeo se realiza por medio del IEE (Informe de Evaluación de Edificios), un informe redactado por un técnico independiente y cualificado que deberá comprobar que el edificio cumple con las condiciones mínimas exigibles en tres partes diferentes:

  • Estado de conservación: Se realiza una inspección del estado de elementos como la cimentación, estructura, fachadas, cubiertas y medianeras, así como de elementos particulares de la edificación.
  • Condiciones de accesibilidad: Se evalúan las condiciones funcionales del edificio. La dotación, características y señalización de los elementos accesibles si existen.
  • Certificación energética: Se evalúa el edificio en el aspecto de eficiencia energética, calificándolo con una letra de la A a la G, siendo la A la más positiva.

Para poder superar el IEE con éxito debe obtenerse la calificación de favorable en los dos primeros apartados. El tercero sobre la Certificación Energética únicamente recibe una calificación no vinculante que no obliga al propietario a realizar mejoras.

Sin embargo en el caso de recibir una calificación desfavorable en el apartado de conservación o en el de accesibilidad deberá aparecer en el informe la descripción y localización de las deficiencias encontradas, un listado de las posibles causas, las medidas preventivas ejecutadas o a ejecutar de cara a garantizar la seguridad inmediata hasta la reparación definitiva y una descripción de las intervenciones a realizar para subsanar los defectos encontrados, entre otras cosas.

Existe una pequeña excepción en el apartado de accesibilidad, ya que sólo se establecerá el resultado desfavorable si la subsanación de las deficiencias es posible sin que suponga una carga desproporcionada para los propietarios.

Las humedades como causa de una calificación desfavorable

La aparición de humedades en los edificios pasa por ser uno de los problemas más comunes y, no en vano, una de las peores patologías de la construcción. Dejando de lado el daño estético, si no son tratadas adecuadamente las humedades terminan provocando lesiones en los elementos constructivos como muros, cimentaciones, cerramientos… e incluso causando problemas de salubridad.

Excluyendo a las nuevas construcciones, las causas más probables de aparición de una humedad son las filtraciones (por lesiones, capilaridad…) o las condensaciones (mala ventilación, puentes térmicos…). En lo relativo al IEE, la detección de humedades en la construcción por parte del técnico que redacta el informe es determinante para obtener una calificación desfavorable y por tanto, no superar el examen.

Si su edificio ya ha cumplido el medio siglo de edad y aún no ha pasado el IEE tiene menos de un año de plazo para realizarlo con resultado favorable. En Ingenieros Asesores podemos ayudarle con esto y con cualquier problema que aparezca en su edificación. Consúltenos sin compromiso.