Luminotecnia. La importancia de disponer de la iluminación adecuada

Se ha demostrado que en una oficina cualquiera más de la mitad de dolencias de los empleados están asociadas a una iluminación incorrecta del espacio de trabajo. Es de sentido común que en un taller industrial necesitamos tener una iluminación que favorezca el correcto desarrollo del trabajo a la par que garantice la seguridad, sin olvidarnos de que ha de ser lo más eficiente posible.

Medida de la luz

Son muchos los factores a tener en cuenta a la hora de iluminar un espacio, pero conviene empezar por el principio: ¿Qué tipo de luz usar? ¿Cómo se mide la luz?

Respecto al tipo de luz a usar la respuesta es sencilla. La mejor luz y más barata es la luz natural, así que siempre que sea posible debe aprovecharse con amplios ventanales o techos translúcidos. A medida que la luz natural vaya quedando restringida es cuando se hace necesario instalar luz artificial para tener una iluminación completa.

En el sistema internacional la luz se mide en Luxes. El lux mide la incidencia de la luz sobre una superficie, lo que se denomina Iluminancia. Por ejemplo, los niveles de iluminación recomendada en ciertos lugares de trabajo son:

  • Mesas de trabajo administrativo (oficinas): 400 a 700 lux
  • Áreas de producción de industrias ordinarias: 300 a 800 lux
  • Áreas de producción de industrias de alta precisión: 1000 a 5000 lux
  • Depósitos y almacenes: 50 a 400 lux
  • Mesa de operaciones de un quirófano: 3000 a 8000 lux
  • Bibliotecas y salas de estudio: 300 a 750 lux

En el estudio que se realiza para instalar o adecuar la iluminación de un espacio cerrado, en función de la actividad que se vaya a desarrollar en él, ha de seguirse el siguiente cálculo por etapas:

  • Dimensiones del local
  • Nivel de iluminación (luxes) que se necesita
  • Elección del tipo de lámparas y luminarias
  • Determinación del índice del local K
  • Determinación del coeficiente de utilización
  • Factor de mantenimiento
  • Flujo total de la iluminación
  • Cálculo del número de luminarias necesarias
  • Distribución de las luminarias
  • Cálculo de la potencia instalada

Tipos de luces

La evolución de la tecnología del alumbrado ha dado lugar a que hoy en día dispongamos en el mercado de infinidad de soluciones de iluminación. Sin embargo podemos agruparla en familias según sus aplicaciones:

  • Incandescentes: Se trata de las bombillas tradicionales de filamento. Baratas, con buena reproducción cromática, aunque de baja eficacia con lo que han quedado relegadas a usos intermitentes.
  • Halógenas: Buena reproducción de colores, aunque de baja eficiencia. Suelen utilizarse en iluminación decorativa de interiores.
  • Fluorescentes: Muy utilizadas debido a su gran eficacia luminosa. Son lámparas de un coste medio-alto que podemos encontrar en industria, oficinas, aulas…
  • Halogenuros: Lámparas de alto coste pero de gran eficacia luminosa. Se usan para iluminar grandes espacios, por ejemplo en espectáculos deportivos.
  • Vapor de sodio: Se encuentran como vapor de sodio a alta o baja presión. Son las características luces naranjas que hasta ahora han iluminado nuestras ciudades debido a su gran eficacia luminosa (mayor que todas las anteriores) y que actualmente están siendo sustituidas por la tecnología LED.
  • LED: Diodos emisores de luz. Constituyen una revolución en el mundo del alumbrado debido a su altísima eficiencia y larga vida útil. La tendencia actual es implantarlos en todas las actividades donde sea posible y sustituir las luces tradicionales.

En Ingenieros Asesores podemos asesorarle para instalar o modernizar la iluminación de su empresa o negocio para mejorar la productividad, ser más eficientes y reducir la factura eléctrica considerablemente. No lo dude y póngase en contacto con nosotros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *