Patologías más comunes en edificaciones

Lejos de ser una rareza, actualmente se tramitan multitud de reclamaciones por defectos en la construcción de edificios e inmuebles, incluso en los de relativamente poca antigüedad.

A lo largo de nuestra experiencia, en Ingenieros Asesores hemos comprobado que la mayoría de estos defectos se desencadenan a raíz de una deficiente fase de proyecto y ejecución de la obra que afecta directamente a la durabilidad de los materiales.

Podemos clasificar las patologías que pueden aparecer en función de los síntomas que presentan:

  • Humedades
  • Fisuras y grietas
  • Corrosión y deformaciones

Si no son denunciadas por medio de los propietarios o usuarios del inmueble, las patologías suelen ser detectadas en el momento de la ITE (Inspección Técnica de Edificios). La ITE es un examen, que con el objetivo de la prevención de siniestros, han de pasar todas las edificaciones con una determinada antigüedad, normalmente fijada por las administraciones locales.

Humedades, grietas y óxido como síntomas de una patología

Las humedades representan uno de los contratiempos, desgraciadamente, más comunes detectados en edificios, en especial en los destinados a viviendas. Además es en estos casos donde aparte de los desperfectos estéticos también inciden en las condiciones de salubridad y habitabilidad. Sus causas no suelen ser evidentes y necesitan de un diagnóstico y análisis exhaustivo para determinar su origen y posterior solución. Entre las causas más comunes se encuentran:

  • Humedades por filtraciones de agua por fachadas y techumbres.
  • Humedades de origen freático natural por capilaridad o filtración desde el subsuelo.
  • Humedades localizadas en paredes y techos debido a la existencia de puentes térmicos.
  • Humedades causadas por fugas o roturas de tuberías, desagües, sistemas de calefacción…

Otro de los síntomas que más comúnmente se dejan ver son las grietas y fisuras. En el caso de los forjados de hormigón disponemos de un amplio estudio de causas y soluciones ya publicado en este sitio con anterioridad. Desde una visión general de las patologías de origen químico, pasando por un estudio más concreto de los problemas causados por la aluminosis y la carbonatación y terminando con los procesos de diagnosis y reparación más comunes.

Las grietas que pueden aparecer en fachadas, tabiques, columnas y vigas representan, más allá de un fallo estético y de un aviso de que algo puede no ir bien, una puerta de entrada a agentes externos que no harán otra cosa si no acelerar el deterioro del hormigón.

Además cuando este tipo de desperfectos aparecen en zonas expuestas como fachadas suponen un problema de seguridad ante el riesgo de desprendimientos de cornisas, molduras, revestimientos, aleros, cantos de balcones o terrazas. Por lo tanto este es también uno de los apartados que más comúnmente provocan la redacción de una ITE desfavorable.

En lo referente a las estructuras metálicas que están expuestas al aire como pueden ser las que conforman el armazón de una nave industrial tradicional, también estudiadas con mayor profundidad en este artículo, encontramos síntomas de patologías provocadas principalmente por agentes externos como:

  • Oxidaciones y corrosión.
  • Abrasiones por rozamientos.
  • Deformaciones por sobrecargas o impactos.

Pero también existe otro tipo de patologías que evidencian sobrecargas y fatigas no tan fáciles de identificar y prevenir. Rara vez se advierte la aparición de holguras y estrías haciendo de los programas de inspecciones técnicas algo fundamental a la hora de prevenir accidentes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *