Rehabilitación de edificios con estructura de madera

La rehabilitación integral de un edificio viene motivada por el envejecimiento y el desfase que presentan su estructura, cerramientos, instalaciones… que, entre otras cosas, representan un peligro potencial para la seguridad de las personas.

Este tipo de intervenciones usualmente se llevan a cabo en edificios de los centros urbanos de las ciudades, ya que son los que más antigüedad acumulan, aunque también puede localizarse cada vez más en los barrios periféricos.

Además de los problemas devenidos del paso del tiempo este tipo de edificaciones debe hacer frente al reto de adaptarse a las nuevas normativas y leyes que exigen las diferentes administraciones, especialmente en materia de accesibilidad, energía y seguridad.

Es indiscutible que una rehabilitación integral puede representar un coste muy elevado. Sin embargo las administraciones, tanto locales como estatales, ponen a disposición de los propietarios diferentes tipos de ayudas y subvenciones para poder llevar a cabo la obra.

Cuando la madera forma parte de la estructura principal

Actualmente, salvo en algunas ocasiones especiales, rara vez se incluye la madera como componente de la estructura principal del edificio. Sin embargo la madera correctamente elegida, tratada e integrada en una estructura resulta un componente excelente de la edificación. Por ello antiguamente se empleaba habitualmente en las construcciones y puede encontrarse en edificios que componen el centro de los núcleos urbanos.

A la hora de realizar una rehabilitación integral de un edificio el primer paso consiste en realizar una evaluación sobre el estado general de la edificación. En el caso de exista una estructura de madera es necesario realizar un diagnóstico que aporte información como:

  • Estado de conservación de la madera.
  • Definición de tratamientos correctivos en caso de detección de alguna patología.
  • Elección del tipo de rehabilitación más adecuado en función de la estructura y su estado.
  • Redacción de un plan de mantenimiento acorde a las necesidades del edificio después de la rehabilitación.

Existen tres factores habituales, entre otros, causantes de patologías y agresiones características que afectan a las estructuras de madera: El agua, el fuego y las plagas.

En el caso del exceso de agua suele estar causado por la exposición a una humedad excesiva o por el contacto directo con una fuente de agua constante como puede ser una gotera, o una fuga en una tubería. Los efectos que presenta entonces la madera pueden ser desde deformaciones hasta graves desperfectos causados por la podredumbre.

Cuando la patología se desata por una plaga puede diferenciarse entre plagas de insectos xilófagos y plagas de hongos. En ambos casos un ambiente húmedo favorece su aparición y ambos provocan la destrucción de la madera.

Respecto al fuego puede decirse que es uno de los agentes que más pueden agredir a la madera. Ésta ofrece una mala resistencia frente a las llamas además de tener facilidad para propagarlas por el resto de la estructura.

La prevención y el mantenimiento deben ser dos elementos fundamentales para garantizar seguridad y longevidad en estructuras de madera. Si su edificio se encuentra a las puertas de una rehabilitación, Ingenieros Asesores es su aliado, consúltenos sin compromiso.