Inicio > Ingeniería inversa: concepto y aplicaciones

Ingeniería inversa: concepto y aplicaciones

Ingeniería inversa: concepto y aplicaciones

La ingeniería inversa, se basa en algo tan sencillo que parece un juego de niños: desmontar algo y volverlo a montar para ver cómo funciona. Pero, ¿es esta técnica válida para cualquier tipo de objeto o software? ¿Es posible emplearla en la construcción? A continuación, se explicarán el funcionamiento y las aplicaciones de esta nueva forma de ingeniería.

¿Qué es la ingeniería inversa?

La ingeniería inversa es un proceso mediante el cual se observa cómo está construido y cómo funciona un objeto, proceso, programa o sistema con la intención de mejorarlo o duplicarlo. La observación se puede basar en aspectos muy diversos, como averiguar cuáles son sus componentes, cómo estos interactúan entre sí o se fabricó el producto.

La ingeniería inversa de hardware o de producto

Este tipo de ingeniería inversa se ocupa de todos los objetos físicos tales como componentes electrónicos,  máquinas, dispositivos, etc. Muchas veces este proceso es iterativo y es necesario llevar a cabo varias modificaciones del diseño original. Como se puede ver, este tipo de ingeniería puede ser una buena herramienta para averiguar las dimensiones de objetos hechos manualmente o de formas libres. Así, sus aplicaciones son:

  • Creación de nuevos modelos a partir de los existentes que han quedado obsoletos.
  • Producción en serie de un producto cuando no se tienen datos del modelo.
  • Reconstrucción y modelado de superficies complejas.
  • Modelado CAD en 3D.
  • Comparaciones con el mercado (benchmarking).
  • Reproducción de dispositivos o herramientas afectados por el desgaste.

Aplicaciones de la ingeniería inversa

Aunque en su origen, durante la Segunda Guerra Mundial, la ingeniería inversa se aplicó en tecnología armamentística, observando las máquinas o el hardware del enemigo para crear otros más potentes, en la actualidad se utiliza para fines más variados, tanto en la creación de software como de hardware.

También puede servir para averiguar si se infringe alguna patente, desarrollar programas compatibles con otros ya existentes o comprobar que un programa informático no tiene brechas de seguridad. Entre otros muchos usos.

La ingeniería inversa en la construcción

Además de para crear software y hardware, la ingeniería inversa también se puede utilizar en construcción, para la reproducción de imágenes en 3D de piezas ya fabricadas cuando no se cuenta con un plano. 

Esto tiene importantes usos para la construcción, ya que permite:

  • Optimizar los procesos de fabricación en recuperación de superficies.
  • Separar los datos obtenidos por escaneado en 3D.
  • Modificar los diseños existentes para mejorarlos.
  • Preparar el modelado 3D para la simulación digital.
  • Facilitar la construcción virtual.
  • La inspección de estructuras y la determinación de patologías en las mismas, permitiendo llevar a cabo un seguimiento real de su comportamiento estructural.
  • Para poder mantener las plantas industriales y viviendas, conociendo el comportamiento de los materiales constructivos por el desgaste mecánico, daños localizados, las patologías estructurales o las agresiones químicas.
  • Para modificar detalles geométricos de las estructuras constructivas, crear archivos CAD o BIM que sirvan de partida para nuevos desarrollos de desarrollo o industrialización, llevar a cabo un estudio en 3D o simplemente para crear una estructura similar a la anterior.

 

La ingeniería inversa puede tener multitud de usos y aplicaciones, pero como se puede observar, su utilización en la construcción y arquitectura supone un gran avance en este sector. 

Noticias relacionadas
¿Desea más información sobre nuestros servicios?
Acceda a nuestra sección de contacto para enviarnos cualquier consulta.
Enviar una consulta