Efectos del ruido en la salud. Medidas de corrección de ruido en la industria

Las enfermedades profesionales más comunes de la Unión Europea tienen un factor causante común y, paradójicamente, poco temido: El ruido.

El ruido en la industria es el riesgo laboral más frecuente y quizás la falta de atención que se le presta sea debido a que es menos espectacular que un accidente y sus efectos hacen aparición de forma progresiva haciendo que en muchos casos sean aceptados por los pacientes como algo normal inherente al puesto de trabajo y al envejecimiento del sujeto.

Dentro de todo el mapa acústico que rodea a un trabajador en su actividad laboral, en el sentido de la higiene industrial, el ruido se define como un sonido molesto y/o no deseado, con bajo o nulo contenido informativo y aleatorio tanto en espectro como en intensidad. El ruido industrial puede distinguirse en dos grandes grupos:

  • Contínuo: Motores, maquinaria, equipos de climatización….
  • De impacto: Disparos, martillos neumáticos, prensas…

El nivel de potencia e intensidad del ruido se mide en decibelios (dB). Es una unidad relativa que mantiene una escala logarítmica similar a la sensibilidad que presenta el oído humano frente al sonido. De esta manera podemos clasificar sus efectos en función de su intensidad:

  • De 0 a 20 dB encontramos el umbral de audición humano.
  • De 20 a 50 dB puede desarrollarse una comunicación fácilmente entre dos personas.
  • De 50 a 80 dB la comunicación es posible, pero con dificultades.
  • Entre 80 y 110 dB se sitúa el valor límite que se puede soportar en una jornada laboral y de existir esta situación deberían tomarse medidas para reducirlo.
  • De 110 a 140 dB la comunicación es imposible.
  • En valores superiores a 140 dB aparece el dolor en el sujeto que soporta el ruido.

Por tanto la exposición al ruido por parte de los trabajadores tiene consecuencias negativas para su seguridad y su salud. Pérdida de audición, estrés, problemas cardiacos, variaciones del sistema endocrino, aumento del riesgo de accidente… son algunos de los efectos que, en definitiva, mermarán la productividad de la actividad industrial.

 Medidas preventivas. Controlando el ruido en su origen

De acuerdo con el plan de prevención de riesgos laborales de cada instalación, deben tomarse medidas correctivas para disminuir las fuentes de ruido y minimizar los efectos perjudiciales en los trabajadores. Unas directrices genéricas para conseguirlo pueden ser:

  • Reducción de ruido en su origen: Fijación de máquinas ruidosas y recubrimiento de superficies metálicas con materiales viscoelásticos para evitar ruido por vibración, cerramientos totales o parciales de los focos de ruido…
  • Modificación de procesos productivos para que produzcan menos ruido: Atornillar en vez de clavar, doblar por presión en vez de por golpeo…
  • Adopción de medidas organizativas para reducir el tiempo de exposición de los trabajadores a los focos de ruido.
  • Proporcionar EPI (Equipo de Protección Individual) a los trabajadores: Orejeras, tapones, dosímetros (de cara a implementar medidas preventivas)…

En Ingenieros Asesores de Construcción S.L. estamos comprometidos con la seguridad en el trabajo y consideramos que es un aspecto fundamental para conseguir el mayor nivel posible de eficiencia productiva. Por ello le invitamos a ponerse en contacto con nosotros sin compromiso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *