Inicio > ¿Qué son las fachadas ventiladas y cómo funcionan?

¿Qué son las fachadas ventiladas y cómo funcionan?

¿Qué son las fachadas ventiladas y cómo funcionan?

La fachada ventilada se incluye entre los sistemas de construcción catalogados como eficientes y sostenibles en la sección de cerramiento de edificios. Tanto su instalación como sus ventajas la posicionan entre las tendencias actuales dentro de la arquitectura sostenible.

¿Qué son las fachadas ventiladas?

Se trata de un sistema ideado para mejorar la calidad en el aislamiento térmico y acústico de los edificios que ha ido consolidándose en los últimos años.

Estas fachadas, proporcionan un perfecto aislamiento y evitan la pérdida de energía favoreciendo el ahorro. Esto, unido a la combinación de un sistema de aislamiento exterior, proporciona a los edificios un aumento en su aislamiento térmico y acústico.

Su aceptación entre constructores y arquitectos deviene de su alta calidad y sus evidentes ventajas. Sus componentes son los siguientes:

  • Un muro de soporte. Cerramiento que va a cumplir la función de anclaje para toda la fachada, y puede estar constituido por ladrillo cerámico u hormigón.
  • Cámara de aire. Es el espacio que se da entre el muro de soporte y la capa aislante. En verano realiza la función de ventilación y en invierno evita la condensación de humedades.
  • Una capa aislante proyectada sobre el soporte. Es el material que se utiliza para lograr mayor aislamiento acústico y térmico. Suele utilizarse en el exterior, aunque dependiendo de la normativa puede integrarse también en el interior.
  • Capa de revestimiento. Esta capa puede ser construida en diferentes materiales dependiendo del proyecto. Se puede realizar con cerámica, metales, madera o incluso pizarra natural. Sin embargo, cualquiera de estos materiales debe ser de alta calidad, duradero y resistente para que la fachada ventilada sea eficiente.

Lo importante en esta estructura es que hay una cámara de aire entre el aislante y la capa de revestimiento. Esto es produce el efecto chimenea, es decir, la tendencia del aire cálido a subir por el conducto creado. De esta forma natural se consigue un aislamiento seco y un ahorro en consumo energético.

Qué ofrece una fachada ventilada

  • Una gestión eficaz a nivel estructural para lograr el aislamiento.
  • Se evitan puentes térmicos.
  • Se evitan los problemas habituales de condensación en ambientes húmedos.

Fachada ventilada: edifiación

¿Cómo funcionan las fachadas ventiladas en las edificaciones?

Las fachadas ventiladas ofrecen múltiples ventajas, ya que ofrecen un gran aislamiento ante las variaciones térmicas. Además, se logra un aislamiento acústico añadido y el consecuente ahorro energético. Por otro lado, son un elemento sencillo de instalar y mantener a largo plazo.

Mejora el aislamiento térmico y acústico

El sistema de cámara de aire es el que ofrece que en los periodos de calor se absorba el exceso de temperatura, dado que el aire caliente sube y se elimina por el efecto chimenea por la parte superior.

En periodos de frío el calor se dispersa menos, dado que el aire caliente del interior no sube tan rápidamente como en verano. Por este motivo, se asegura una temperatura agradable todo el año. Además, este sistema logra un alto aislamiento acústico mejorando el ambiente interno en las viviendas y disminuyendo la contaminación acústica.

Ahorro en el consumo energético

Dado que existe un mejor aislamiento, se obtiene un gran ahorro energético. Este tipo de fachadas pueden ayudar a ahorrar entre un 25 y un 40% de energía, con el consecuente menor gasto de calefacción y aires acondicionados en verano.

Prolongación de la vida útil de la fachada

Son fachadas resistentes al tiempo y para toda la vida por los materiales que las constituyen, ya que son inalterables ante las inclemencias y el paso del tiempo. Además, no pierden sus colores iniciales, por lo que no se tienen que pintar o limpiar. Su coste de mantenimiento es nulo, ya que se limpian con el agua de lluvia y siempre se ven estéticamente perfectas.

Evitar la condensación y la humedad

Las fachadas ventiladas son ideales porque evitan la condensación del agua y los daños que esta provocaría en los diferentes elementos y estructuras del edificio. La condensación se elimina gracias a la cámara de aire, que ayuda a evaporar el agua del interior, eliminando la humedad debida a posibles filtraciones.

Reduce los movimientos estructurales

Las fachadas ventiladas tienen ventajas debido a que se colocan en obra en seco mediante enganches de tipo mecánico. Por este motivo, si alguna pieza se deteriora es fácilmente sustituida sin necesidad de obra. Además, con ella se obtiene una protección de la estructura del muro, por lo que no se producen grietas. Las grapas ocultas que sostienen las piezas no provocan ninguna incisión en las mismas, por lo que no se debilitan.

Otra de las ventajas que ofrece para la estructura es que permite realizar reparaciones sin picar el muro. Solamente se quitan las piezas dañadas, se reparan y se colocan de nuevo.

Las fachadas ventiladas son el futuro de la arquitectura y la construcción gracias a sus múltiples ventajas, tanto de ahorro como de bienestar y de vida útil de este sistema de fachada gracias al tipo de materiales utilizados en ellas.

Noticias relacionadas
¿Desea más información sobre nuestros servicios?
Acceda a nuestra sección de contacto para enviarnos cualquier consulta.
Enviar una consulta