Monitorización de salud estructural en instalaciones industriales

Un edificio o nave industrial es la construcción que aloja los procesos de producción, trabajadores y materiales. No participa en sí mismo como parte activa en los procesos de fabricación, sin embargo, si está expuesto a diversos factores que pueden afectar directamente a su durabilidad. Anteponerse a los posibles defectos en la construcción, las patologías que puedan ir apareciendo o a los accidentes es vital para que la actividad productiva normal no se vea afectada.

La monitorización de una estructura desde el momento de su construcción es una forma, además de las inspecciones visuales, de seguir el Código Técnico de la Edificación (CTE) que consiste en asegurar que la edificación tenga un comportamiento adecuado frente a las acciones e influencias previsibles a las que pueda estar sometido durante su construcción y uso previsto. También significa sumar a la edificación un valor añadido que la convierte en una estructura inteligente al nivel de las últimas técnicas en construcción.

Aunque no es suficiente contar con una monitorización adecuada para controlar el estado de una estructura. Lo ideal es tener también un programa de inspecciones técnicas diseñadas a medida de las características particulares de la instalación. Algunos de los puntos de control deberían ser:

  • Inspección visual de los elementos incluidos en el programa de la inspección.
  • Inspección de los puntos críticos en función de ubicación, diseño, características particulares, historial de averías…
  • Inspección de puntos conflictivos mediante ensayos no destructivos (END).
  • Inspección del estado de sistemas de autoprotección y prevención.
  • Determinación del estado de deterioro de diversos puntos de control.
  • En caso de desconocimiento de antigüedad, falta de historial, etc… de equipos y estructuras puede ser necesario realizar ensayos destructivos (extracción de muestras) además de los no destructivos para determinar características mecánicas, estado y otros factores imposibles de determinar por otros medios.

Sensores inteligentes y detección temprana de patologías

Un factor que permite adelantarse a los problemas que puedan aparecer es la experiencia en las patologías susceptibles de aparecer en cada material. Por ejemplo en estructuras metálicas deberá prestarse atención a la aparición de corrosión o deformaciones, o en el caso del hormigón el foco deberá ponerse en la existencia de grietas, fisuras, desconchones…

Complementariamente a la experiencia en patologías, las redes de sensores inteligentes suponen una gran ayuda en materia de monitorización y prevención. Con ellos pueden detectarse circunstancias como:

  • Vibraciones
  • Inclinación
  • Temperatura y humedad
  • Calidad del hormigón
  • Aparición de grietas y fisuras

Cuando uno de los sensores de la red detecta algún valor anómalo puede transmitirlo a un centro de control que genere alarmas en tiempo real, permitiendo la toma de decisiones e implementación de acciones en un lapso de tiempo muy corto.

Monitorización significa prevención. Una pequeña inversión en el momento de la obra significa un ahorro muy superior en el futuro. En Ingenieros Asesores ponemos a su disposición toda nuestra experiencia en estos campos y le invitamos a que nos consulte sin compromiso.

También le puede interesar...