Inicio > ¿Qué es un estudio geotécnico? Usos y beneficios

¿Qué es un estudio geotécnico? Usos y beneficios

¿Qué es un estudio geotécnico? Usos y beneficios

Para llevar a cabo cualquier proyecto de obra civil o edificación, es necesario realizar previamente un estudio geotécnico. Si todavía no sabes qué es un estudio geotécnico, cómo se lleva a cabo y por qué es necesario, a continuación te desvelamos todos los detalles. Te adelantamos que este estudio es la base sobre la que todo proyecto debe asentarse para garantizar una obra sin inestabilidades futuras, ya que gracias a él se pueden conocer las características del terreno y entender su comportamiento.

¿Qué es un estudio geotécnico?

Antes de ejecutar cualquier proyecto de obra civil o edificación es necesario realizar una serie de estudios, conocidos comúnmente con el nombre de estudio geotécnico o estudio topográfico. Este estudio es obligatorio por normativa: el Código Técnico de la Edificación (RD 314/2006) es el marco legislativo que determina qué exigencias deben cumplir las edificaciones en relación con los requisitos básicos de seguridad y habitabilidad y establece en su documento básico (DB-SE-C) las cuestiones que atañen a los estudios geotécnicos y las responsabilidades de las diferentes partes implicadas en el proceso de edificación.

En concreto, el CTE define el estudio geotécnico como «el compendio de información cuantificada en cuanto a las características del terreno en relación con el tipo de edificio previsto y el entorno donde se ubica, que es necesaria para proceder al análisis y dimensionado de los cimientos de este u otras obras».

Con el estudio geotécnico se definen cuáles son las cimentaciones que mejor se adecúan a la edificación proyectada y se diseñan teniendo en cuenta:

  • El tipo de edificación o ejecución de obra civil.
  • Las características del terreno sobre el que se va a asentar la construcción.

Ventajas de un estudio geotécnico

Un estudio geotécnico permite:

  • Llevar a cabo una mejor definición de las dimensiones y tipología del proyecto.
  • Evitar que las cargas soportadas por estructuras de contención u originadas por las cimentaciones no comprometan la obra estructural o genere situaciones de inestabilidad de las propias estructuras o del terreno.
  • Anticiparse a posibles problemas de construcción como suelos expansivos, erosión del terreno, deslizamientos, niveles freáticos o licuefacción.
  • Decidir cuál es la maquinaria más adecuada para la obra, al conocer los materiales que van a ser excavados.

Así se desarrolla un estudio geotécnico

La realización de un estudio geotécnico varía en función del tipo de proyecto. Sin embargo, existen tres partes o etapas que son comunes a todos ellos:

Campaña in situ

Es la visita al terreno por parte del técnico especializado para analizar y estudiar todas las variables: topografía del terreno, existencia de agua o taludes. El objetivo es obtener una visión global del lugar para definir las condiciones geotécnicas en el informe final.

Las principales técnicas que se realizan en la campaña in situ son:

  • Calicata: son excavaciones (rozas, pozos o zanjas) que se ejecutan mediante medios mecánicos y que permiten acceder al terreno y obtener muestras del mismo para realizar ensayos. Sus resultados se registran en estadillos donde se indica profundidad, descripción litológica, existencia de filtraciones y también fotografías tomadas in situ.
  • Penetrómetros: se trata de una de las técnicas de ensayos de penetración que más se utilizan para llevar a cabo un reconocimiento geotécnico. A su vez existen distintos ensayos de penetración: los estáticos (que van penetrando el terreno de manera continua) y los dinámicos (que penetran el terreno a golpes).
  • Sondeos: técnica con la que se perfora el terreno con una sonda cilíndrica para sacar muestras y saber qué tipo de terreno hay según la profundidad. Gracias a los sondeos también se puede determinar la presencia de agua. Con toda esta información se elabora la columna estratigráfica que describe la ubicación vertical de unidades de roca en un área específica.
  • Ensayos SPT: se trata de un tipo de ensayo de golpeo que contabiliza el número de golpes que son necesarios para la introducción de una toma de muestras tubular. Su objetivo es conocer la resistencia del terreno a dicha profundidad.

Campaña en laboratorio

Una vez se extraen las muestras in situ, estas se llevan a un laboratorio para realizar ensayos, los cuales varían en función de las necesidades del proyecto. Estas generalmente se definen en la primera fase del estudio geotécnico o en esta segunda fase, ya que es cuando realmente se conoce el material sobre el que se va a trabajar.

  • Análisis químico: para la detección de posibles componentes químicos que puedan resultar agresivos para las cimentaciones. Generalmente se busca la presencia de sulfatos, cloro y el grado de acidez del suelo para determinar el tipo de hormigón que se debe utilizar en los trabajos de cimentación.
  • Caracterización: ensayo que permite establecer la granulometría del suelo, es decir, el porcentaje de distintos tamaños de árido del terreno, la plasticidad, la densidad aparente y real y otras propiedades básicas de la composición del suelo.
  • Ensayos mecánicos: estos permiten conocer la capacidad resistente y la rigidez del material del terreno. Se utilizan mucho para materiales como arcillas y así conocer las propiedades mecánicas del suelo.

Redacción de informe

La última fase de un estudio geotécnico es la redacción del informe geotécnico final. En él se detalla el contexto geológico de la zona de estudio, las propiedades geotécnicas y las recomendaciones de diseño y constructivas, como por ejemplo qué cimentación es más conveniente o si se han de emplear zapatas o pilotes. Este suele ser el esquema de un informe geotécnico:

  • Introducción.
  • Objeto.
  • Descripción del proyecto.
  • Trabajos realizados:
    • Antecedentes:
    • Cartografía geológico-geotécnica.
    • Investigación geotécnica.
    • Ensayos de laboratorio.
  • Recomendaciones constructivas.
  • Recomendaciones preventivas para posibles problemas geotécnicos existentes en el futuro en la zona de estudio.

Por lo tanto, un estudio geotécnico es la herramienta más importante para recoger y conocer en detalle todos los datos geológicos y geotécnicos, ya que servirán de base para definir recomendaciones posteriores a nivel de construcción.

Noticias relacionadas
¿Desea más información sobre nuestros servicios?
Acceda a nuestra sección de contacto para enviarnos cualquier consulta.
Enviar una consulta