Sistemas de prevención de incendios en edificios

Se calcula que la mayoría de los edificios españoles carece de las medidas necesarias para la protección contra incendios que especifica el Código Técnico de la Edificación (CTE). Sin embargo este dato no debe interpretarse como que los inmuebles se han construido de manera irregular, si no que se rigen por la normativa anterior a 2006.

Por tanto el número de edificios sin las correspondientes medidas de protección contra incendios en España es alto ya que la mayoría de los edificios existentes en los centros urbanos de las ciudades del país fueron construidos antes de 1970. Por poner un ejemplo sólo en el Principado de Asturias alrededor de cien mil edificios de viviendas superan los cuarenta años de edad según el Instituto Nacional de Estadística.

La exención de estos edificios de cumplir la normativa moderna no significa que no puedan equiparse con equipos de prevención, alarma y extinción de incendios. Cualquier edificio es susceptible de sufrir un incendio de consecuencias graves y va en el propio interés de los vecinos que la comunidad tome las medidas pertinentes. No existe una solución única que pueda aplicarse a todos los edificios, las medidas deben implementarse en función de cada coyuntura. Podemos enumerar algunos de los elementos de protección activos que pueden evitar o minimizar un posible incendio:

  • Detectores: Pueden ser automáticos (de humo, de llamas o de calor) o manuales (una alarma que puede actuar una persona).
  • Extintores manuales: Bien sean contenedores de agua, polvo, espuma o nieve carbónica o una BIE (Boca de Incendios Equipada) que funciona con agua de la red.
  • Extintores automáticos: Rociadores que se alimentan de agua por tuberías y se activan automáticamente.

Inspecciones técnicas de los sistemas anti-incendios

Las instalaciones de protección contra incendios, como cualquier dispositivo destinado a activarse y prestar servicio en una situación de emergencia, deben encontrarse en perfectas condiciones para poder entrar en funcionamiento en cualquier momento. Una manera de garantizarlo es la de cumplir con un programa de inspecciones técnicas como establece el Real Decreto 513/2017 del 22 de mayo sobre el Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios.

Aquellas instalaciones anti-incendios reguladas que sumen más de 20 años de antigüedad deben someterse a inspección antes del 12 de Diciembre de este año por parte de un Organismo de Control Autorizado. Estas instalaciones son las ubicadas en edificios de uso público, administrativo, docente, comercial o aparcamientos que superen la superficie construida especificada en el Real Decreto para cada caso.

Los sistemas de prevención y extinción de incendios en edificios industriales se rigen por el Real Decreto 2267/2004 del 3 de diciembre y la periodicidad de las inspecciones van determinadas en función del riesgo intrínseco de incendio en cada actividad. La norma establece revisiones cada dos, tres o cinco años.

Una instalación contra incendios adecuada resulta fundamental para prevenir siniestros con resultado de heridos o fallecidos, sin contar con los daños materiales asociados que en el caso de haber víctimas quedan relegados a un segundo plano. Benefíciese ya de la experiencia de Ingenieros Asesores tanto en obra civil como en instalaciones industriales y consúltenos sin compromiso.

 

También le puede interesar...