Inspecciones técnicas en estructuras de obra civil (II)

Las estructuras metálicas y el hormigón armado son los elementos más utilizados en la obra civil. Sus propiedades de resistencia y durabilidad los convierten en muy buenas opciones para la ejecución de estructuras complejas como viaductos o túneles.

Pero estas cualidades no deben ser razón descuidar su mantenimiento y debe existir un programa de inspecciones técnicas que revise su estado y garantice la detección y tratamiento temprano de patologías, así como la prevención de accidentes derivados de lesiones graves en la estructura.

Asimismo una inspección técnica centrada en obra civil debe fijarse en el resto de componentes de la construcción. Dos materiales que también merecen atención especial en una revisión, a pesar de sus excelentes cualidades, son la madera y el plástico reforzado con fibra de vidrio (PRFV).

Actualmente no es muy común encontrar la madera como componente en estructuras dedicadas a la obra civil. No obstante la madera correctamente elegida, tratada e integrada en una estructura resulta un componente excelente de la edificación con un atractivo estético especial. En el caso de realizar una inspección a una estructura de madera es necesario efectuar un diagnóstico que aporte información como:

  • Estado de conservación de la madera.
  • Definición de tratamientos correctivos en caso de detección de alguna patología.
  • Elección del tipo de rehabilitación más adecuado en caso de que la madera se encontrase en muy mal estado.

Existen tres factores habituales, entre otros, causantes de patologías y agresiones características que afectan a este tipo de estructuras: El agua, el fuego y las plagas. El plan de mantenimiento debe prestar especial atención a estos agentes y los efectos nocivos que inducen en la madera.

Plásticos reforzados con fibra de vidrio: Cada vez más usados, también necesitan revisión y mantenimiento

Inicialmente el PRFV empezó a utilizarse para fabricar pequeños componentes y cubiertas. Posteriormente con la tecnificación de su producción se diversificó en gran medida la gama de tamaños, formas y usos, popularizándose la fabricación de láminas translúcidas. Además por su resistencia a químicos y oxidación se extendió su uso en tuberías, rejillas y tornillería. Actualmente se utiliza tanto en obras de envergadura como en pequeñas instalaciones.

Existe una amplísima variedad en función de la resina plástica que se emplee en su fabricación. Los tipos más usuales son el Poliéster, el Viniléster, el Epoxi, la Resina Fenólica y la Resina Acrílica.

El PRFV es ligero, resistente y rígido. Las patologías y defectos que pueda presentar a lo largo del tiempo son debidos en gran parte a errores en la fabricación del material, en el diseño de la estructura o en la ejecución de la obra. Una inspección técnica para el PRFV debería buscar síntomas como:

  • Roturas, deformaciones, flechas…
  • Picaduras, manchas, vejigas o estrías.
  • Afloramiento de las fibras, cuarteados o grietas.

En Ingenieros Asesores creemos firmemente que contar con un programa de inspecciones técnicas diseñadas a medida de cada caso significa ganar en seguridad y ahorrar en costes de reparación y rehabilitación. Somos especialistas en patologías de la construcción. Consúltenos sin compromiso.

También le puede interesar...