Inicio > 10 claves para construir casas autosuficientes

10 claves para construir casas autosuficientes

Edificaciones
Publicado el 20 Febrero 2020
10 claves para construir casas autosuficientes

Las casas autosuficientes son aquellas que consiguen reducir un 75% las necesidades energéticas propias de la vivienda, y obtener el restante 25% a partir de energías renovables. Por lo tanto, son viviendas totalmente autónomas que dependen solo de sus propios recursos y aprovechamientos.

El objetivo de estas viviendas es minimizar el gasto de energía y emplear recursos amigables con el medio ambiente. Esto se traduce no solo en un ahorro económico, sino colaborar con el medio ambiente. A continuación, se presentan los requisitos fundamentales que definen una vivienda autosuficiente.

10 claves para construir casas autosuficientes

Las características principales que toda construcción autosuficiente debe tener son las siguientes.

Calidad en aislamiento

Construir una casa aislada evita la transferencia de temperatura exterior-interior. Para ello hay que preparar a conciencia todos los elementos arquitectónicos de la casa: los muros, el techo, las ventanas y las puertas. La eficiencia energética deseada se consigue con la rotura de los puentes térmicos situados en las áreas más vulnerables de la casa. Esto quiere decir, aislar las zonas donde se transmite más calor. Por ejemplo, para muros macizos se puede diseñar una cámara de aire o sellar con un material aislante ignífugo.

Orientación y temperatura

Aprovechar al máximo las horas solares se consigue orientando la vivienda hacia el sur. Además, para aprovechar la temperatura de manera eficiente, conviene no incluir ventanas o puertas en habitaciones que den hacia el norte geográfico.

Para los casos de planes urbanísticos consolidados, es conveniente ubicar los diferentes elementos de la casa de forma eficaz, reforzando el potencial aislante de las ventanas que inevitablemente den al norte.

claves para construir casas autosuficientes

Aislar tuberías y depósitos

El rendimiento térmico para agua caliente sanitaria se incrementa cuando se aplican materiales aislantes a tuberías y depósitos. Para conseguir buenos resultados de estanqueidad conviene no situar estos elementos dentro de la envolvente térmica de la casa.

Utilizar materiales ecológicos

No solo contaminan los vehículos. Los recursos físicos para construir edificios pueden llegar a consumir entre un 20% y un 50% de los recursos naturales. En última instancia son causa de contaminación directa que se evita con el uso de materiales reciclados locales y ecológicos. Ejemplos de materiales naturales son: el adobe, el corcho, el bambú, el serrín y las maderas de aserraderos certificados.

El confort térmico

El confort térmico depende de la actividad propia de la vivienda, es decir, cómo actúan las personas dentro de la casa, desde el punto de vista de la temperatura. En este parámetro influyen la temperatura física, la ropa que se usa, el metabolismo de la persona y la temperatura y humedad del aire.

Para conseguir el confort térmico, la pérdida y ganancia de calor debe ser nula con una temperatura del aire entre los 18 y 26 °C y una humedad relativa entre el 40 y el 65%.

Ventilación natural

La ventilación natural es el intercambio de aire fresco del exterior con el interior de la casa. Este sistema combinado con un buen aislante térmico puede minimizar el uso de equipos eléctricos y de aire acondicionado. Su función es aprovechar el aire que incide en los muros de la vivienda que se desplaza de barlovento a sotavento.

Energías renovables

Integrar energías renovables es necesario para no consumir combustibles fósiles contaminantes y poder cubrir la demanda energética de la vivienda. Por ejemplo, las placas fotovoltaicas generan electricidad a partir de la radiación solar y pueden cubrir los sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria. Otra opción complementaria es instalar termocalefones solares para calentar el agua sanitaria y pequeños molinos eólicos que generen electricidad en zonas de viento.

Por otra parte, existe la energía geotérmica, que aprovecha el calor del interior de la tierra o de acuíferos subterráneos para generar energía.

Agregar contraventanas

Las contraventanas reducen considerablemente el intercambio de temperatura con el exterior que se pierde a través de los vidrios. Para evitar hasta el 80% de pérdidas de calor, el espesor necesario de la defensa debe estar comprendido entre los 25 mm y los 50 mm.

Color de paredes y cubiertas

El color de las paredes y cubiertas puede reducir o aumentar la absorción de calor hasta en un 50%. Por ejemplo, las paredes de color claro reflejan la luz y refrescan las estancias. Con la misma lógica, los techos de color oscuro absorben mayor cantidad de luz y por tanto acumulan más temperatura.

Recuperar el agua

Las casas autónomas amplían su ejercicio a todos los tipos de suministros existentes en la región. De este modo, las viviendas sostenibles son capaces de reutilizar el agua de lluvia con la ayuda de un acumulador.

En resumen, construir una casa autosuficiente significa tener una vivienda sostenible con toda la demanda energética necesaria, sin depender de la red eléctrica convencional. Además, son construcciones que velan por la protección de los recursos naturales del planeta sin renunciar a un alto grado de confort y habitabilidad.

 

Noticias relacionadas
¿Desea más información sobre nuestros servicios?
Acceda a nuestra sección de contacto para enviarnos cualquier consulta.
Enviar una consulta