ISO 50001: Hacia una gestión energética eficiente

La lucha contra el cambio climático está dando lugar a la puesta en práctica de numerosas estrategias que mejoren el uso, consumo y aprovechamiento eficiente de la energía. Teniendo en cuenta que los usos industriales y comerciales se llevan casi el 60% de la demanda energética global se hacía necesario contar con un estándar internacional para el certificado y control del consumo energético en estos sectores.

Para cubrir esta necesidad se presentó en 2011 la norma ISO 50001 que establece los requisitos para certificar la existencia de un sistema de gestión de la energía (SGE) aplicable a todo tipo de empresas y organizaciones ya sean públicas o privadas y en cualquier parte del mundo.

La dinámica de trabajo que propone la norma 50001 se basa en la estrategia del ciclo de Deming o círculo PDCA (Plan-Do-Check-Act) donde se repiten estas cuatro fases creando una espiral de mejora continua:

  • Plan (Planificar): Se establece un plan energético con acciones concretas y objetivos alcanzables y medibles.
  • Do (Hacer): Se implementan las acciones previstas.
  • Check (Verificar): Se monitorizan los resultados y se determina el grado de cumplimiento de los objetivos establecidos.
  • Act (Actuar): A partir de los resultados obtenidos se toman acciones correctivas para mejorar los resultados.

Diferencias con otros estándares similares

La norma ISO 50001 sustituye a la anterior UNE-EN 16001 y ha sido desarrollada a partir de los estándares ISO 9001 de sistemas de gestión de calidad y 14001 de sistemas de gestión ambiental. La ventaja que aporta este aspecto es que las empresas que ya cumplan una o ambas normas ya tienen mucho ganado de cara a conseguir la certificación ISO 50001.

Sin embargo pese a que son similares, no sirven para lo mismo ni hay que elegir entre unos y otros.

La norma ISO 14001 se centra en reducir y adaptar el impacto ambiental que genera la organización a la legislación vigente, lo cual repercute directamente en una mejor gestión ambiental, energética y de residuos. Mientras que la norma ISO 50001 va más allá. Establece las bases para hacer las cosas correctamente, energéticamente hablando, a todos los niveles de la organización. Esto se traduce no sólo en un impacto ambiental menor acorde con la legislación vigente, sino también en el citado ahorro económico y demás ventajas anteriormente citadas.

En resumen podría decirse que la certificación ISO 50001 es más completa y más acorde con la conciencia ecológica del siglo XXI.

En Ingenieros Asesores somos especialistas en monitorización y certificación. No dude en consultarnos para orientarle y ayudarle a conseguir esta certificación que adaptará su organización de cara al presente y al futuro.

También le puede interesar...