¿Qué es una Due Diligence?

La traducción literal al castellano del término Due Diligence es “diligencias debidas” aunque debemos agregarle un poco de interpretación para que adquiera sentido en nuestro idioma. En ese caso la expresión más exacta sería “diligencias previas de auditoría”.

Sin embargo el concepto no es nada difícil de comprender. De hecho hoy en día es un proceso que, adecuándolo a la escala de cada transacción, se sigue prácticamente en cualquier compra con cierto carácter extraordinario. Hoy en día cualquier consumidor se informa, por ejemplo vía internet, de las características, opiniones y reviews del producto en el que está interesado, dotando de la acción de compra de una argumentación muy completa y una alta garantía conseguir resultado deseado.

Por tanto en el ámbito inmobiliario o industrial el término due diligence es equivalente a una auditoría técnica que permite conocer el estado general de un inmueble o una instalación con el objetivo de minimizar riesgos en la inversión.

A todas luces contar con una Due Diligence Inmobiliaria independiente a la hora de realizar una transacción importante resulta beneficioso tanto para el comprador como el vendedor porque:

  • Verifica la documentación técnica como licencias, permisos, homologaciones, seguros…
  • Chequea el estado general del inmueble o instalación.
  • Valora de manera precisa de la propiedad.
  • Valora costes de reparación, ampliación, mejora…

Una auditoría técnica completa

En una operación de compra-venta de un edificio, contar con una Due Diligence Técnica realizada por una entidad independiente, supone aportar un valor añadido al activo que agiliza las negociaciones en transacciones económicas de cierta envergadura ya que añade un extra de confianza a los inversores.

En Ingenieros Asesores podemos realizar este estudio independiente con un equipo multidisciplinar de profesionales analizando los siguientes aspectos del inmueble:

  • Arquitectura: Descripción a partir de una inspección visual del edificio. Proporcionando un análisis de las estructuras y la construcción de fachadas, cubiertas y cerramientos.
  • Instalaciones: Estudio de las instalaciones eléctricas, fontanerías y saneamientos. Los equipamientos como climatizaciones, aparatos elevadores, sistemas de energías renovables, telecomunicaciones, actividad y maquinaria industrial. Condiciones de salubridad y habitabilidad.

Análisis y comprobación las medidas de protección frente a incendios y demás contingencias particulares con las que pudiera contar.

  • Localización: Situación geográfica de la edificación. Estudio de las comunicaciones, la accesibilidad, análisis de rentabilidades de transacciones comparables…
  • Urbanismo: Se estudiarían las características urbanas del entorno, la normativa aplicable al inmueble, su plano de ordenación y sus condiciones de edificación. Análisis de los usos, estado de las licencias vigentes y las necesarias para la actividad a desarrollar.

La Due Diligence inmobiliaria ha llegado a España de la mano de los inversores extranjeros y se ha convertido en un trámite casi obligado para cualquier transacción importante. No dude en ponerse en contacto con Ingenieros Asesores sin compromiso para realizar una auditoría técnica independiente veraz y de confianza que suponga diferenciarse positivamente en el mercado.

También le puede interesar...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *