Almacenamiento industrial y algunos casos particulares

Casi la totalidad de actividades industriales necesitan contar con la capacidad de almacenar bienes en algún momento del proceso productivo. Ya sean materias primas, semielaborados, manufacturas o maquinaria se hace necesario contar con un lugar apropiado donde almacenarlo en buenas condiciones y acorde a la normativa vigente para cada caso.

Este tipo de instalaciones no están exentas de un control y un programa de mantenimiento que garantice su correcto funcionamiento, su seguridad y evite posibles averías que obliguen a la detención del funcionamiento normal de toda la instalación. La naturaleza de las materias almacenadas marcará el nivel de exigencia del control necesario, pudiendo ser un programa estándar de inspección de estructuras o uno específicamente diseñado.

Una implementación que ha significado un gran avance en la gestión del almacenamiento son los sistemas RFID (Radio Frequency Identification). Un método de identificación remoto por medio de la utilización de ondas de radio que ya se aplica no sólo en sistemas de almacenamiento, sino en todo tipo de procesos como seguimiento de inventarios, trazabilidad de productos, procesos de manufactura, gestión de activos, controles de acceso…

El almacenamiento de materiales peligrosos

El depósito de algunos materiales puede comportar riesgo cuando estos favorecen la concentración de sustancias inflamables como por ejemplo vapores, gases o polvos, que actúan de combustible, y se mezclan con un comburente como puede ser el oxígeno presente en el aire. A este fenómeno se le denomina Atmósfera Explosiva (ATEX).

Existe una clasificación sobre la tipología de estas atmósferas que a su vez desemboca en las medidas de seguridad obligatorias para evitar accidentes. En ella se hace una división sobre el estado físico del combustible:

  • Combustible en forma de vapor, gas o niebla
  • Combustible en forma de polvo en suspensión

Otro tipo de materiales cuyo almacenamiento puede resultar peligroso son los productos químicos. Los almacenes que albergan estos productos deben cumplir el Reglamento APQ vigente en su última versión desde el 25 de Octubre de 2017. Una instalación destinada al almacenamiento de productos químicos necesita estar legalizada y cumplir tanto el citado reglamento como sus instrucciones técnicas complementarias (MIE APQ).

Algunas novedades dignas de mención contenidas en la nueva normativa son:

  • Se amplía el número de Instrucciones Técnicas Complementarias, añadiendo la ITC MIE APQ 0 que recoge definiciones contenidas den las demás ITC y la ITC MIE APQ10 que recoge todas las obligaciones relativas a recipientes móviles.
  • La clasificación de productos se realiza conforme a la reglamentación europea.
  • Se introducen nuevos pictogramas de peligro.
  • Cambia la definición de líquido inflamable.
  • Se modifica el alcance de varias ITC.
  • Se modifica el artículo sobre control de instalaciones.

En Ingenieros Asesores disponemos de una amplia experiencia en la elaboración de este tipo de proyectos, la dirección de las obras y programas de inspecciones técnicas. También en la tramitación de los proyectos ante la administración para la correcta legalización del almacenamiento. Contacte con nosotros sin compromiso.

También le puede interesar...