Inicio > ¿Qué es una barrera de vapor? Características y usos en los edificios

¿Qué es una barrera de vapor? Características y usos en los edificios

¿Qué es una barrera de vapor? Características y usos en los edificios

CuandLlevar a cabo acciones para evitar condensaciones en la envolvente de un edificio es muy importante para evitar que estas afecten a los acabados, fijaciones, cubiertas, fachadas o suelos. Una de las soluciones más habituales para prevenir este problema es utilizar una barrera de vapor, un elemento que impide la generación de humedades y condensaciones intersticiales causadas por las grandes diferencias de temperatura entre dos caras de un mismo cerramiento. De esta forma se evita el paso del vapor de agua. 

¿Qué es una barrera de vapor? 

Es cualquier material que ofrezca una gran dificultad al paso del vapor de agua, es decir, que evite que las moléculas de agua en forma de vapor pasen a estado sólido bajo forma de agua 

Se trata de un componente muy importante en la construcción de edificios. Su propósito es evitar que el vapor de agua llegue a las paredes, techos, áticos o espacios de acceso de los edificios, donde puede condensarse y hacer que los materiales de construcción desarrollen moho. El daño por condensación de agua debido al movimiento del vapor de agua puede causar problemas incluso en las estructuras más resistentes y amenazar la efectividad del aislamiento. 

Según el Código Técnico de la Edificación (CTE) se consideran barreras de vapor aquellos elementos que tienen una resistencia a la difusión de vapor mayor que 10 MN ꞏs/g equivalente a 2,7 m2ꞏhꞏPa/mg. 

Barreras de vapor pueden ser todos aquellos materiales que poseen una baja permeabilidad, y cumpliendo esta condición se puede decir que ese material forma una barrera de vapor. Así, los materiales más comunes son: 

  • Láminas de plástico polietileno.
  • Recubrimientos elastoméricos.
  • Papeles tipo Kraft o papeles de estraza.
  • Láminas bituminosas.
  • Poliestireno extruido.
  • Aluminio.
  • Láminas de cualquier metal.
  • Vidrio.
  • Pinturas retardadoras de vapor. 

No obstante, los materiales más adecuados para las barreras de vapor son las emulsiones asfálticas o bituminosas, ya que desde el punto de vista químico son compatibles con otros materiales como el poliuretano, y garantizan un alto control de la humedad en los edificios. 

¿En qué supuestos es recomendable instalarlas? 

Hay algunos supuestos en los que las barreras de vapor se deben colocar para conseguir el objetivo propuesto: 

  • En lugares con climatologías frías, ya que no se produce condensación cuando la temperatura es elevada. En este caso la barrera irá en la cara interior del aislamiento. 
  • Cuando la producción de vapor es elevada en un lugar en relación a su tasa de ventilación. Nos referimos a lugares como baños, cocinas, establecimientos con alto tránsito de personas (restaurantes, aulas, salas de espectáculos…) o con fuerte producción de vapor (piscinas, spas, gimnasios, lavanderías…). 
  • En cerramientos que en su parte exterior estén formados por materiales orgánicos que pueden ser sustrato para la proliferación de microorganismos (entramados de madera o fibras vegetales). 
  • Para la protección de materiales aislantes muy porosos, en especial si su naturaleza es orgánica (fibras de celulosa o fibras de madera) o si las condiciones climatológicas lo requieren 

¿De qué depende instalar una barrera de vapor? 

La necesidad de introducir en un cerramiento una barrera de vapor depende, principalmente, de tres factores: 

  • Condiciones exteriores, temperatura y humedad relativa en los meses más fríos del año.
  • Condiciones interiores, 20 ˚C y una humedad relativa de 55 % (clase higrométrica 3). 
  • Solución constructiva del cerramiento. 

¿Dónde se deben colocar las barreras de vapor? 

Como la principal función de la barrera de vapor es evitar que el vapor llegue a la zona “fría” (exterior) del edificio, esta debe ser colocada en las capas más internas del cerramiento, para prevenir el riesgo de condensación. Es habitual colocarlas en la cara interior del aislante para protegerlo del riesgo de condensación o en las capas más internas del propio aislante. 

Sin embargo, existen algunas excepciones a la hora de situarlas. Esto es lo que nunca se debe hacer con las barreras de vapor: 

  • Colocar las barreras de vapor en las capas frías de los cerramientos. 
  • Instalar múltiples barreras de vapor.
  • Si se coloca una lámina impermeable en la cara exterior, esta debe ser impermeable al agua en estado líquido, pero permeable al vapor.
  • No se necesitan barreras de vapor en sistemas de aislamiento en el exterior, como fachadas ventiladas o SATE, ya que el aislante protege al cerramiento. 

En conclusión, las barreras de vapor son elementos que se utilizan para ralentizar o reducir el avance del vapor de agua a través de un material. Para garantizar su eficacia, estos elementos deben ser instalados siempre en el lado cálido de la construcción. La clave para colocar con éxito una barrera de vapor es asegurarse de tener una barrera continua sin agujeros, huecos o uniones en los que penetre la humedad, razón por la que la calidad de los materiales utilizados es determinante para contar con una barrera de vapor eficaz. 

Noticias relacionadas
¿Desea más información sobre nuestros servicios?
Acceda a nuestra sección de contacto para enviarnos cualquier consulta.
Enviar una consulta