Sistemas de calefacción de edificios de viviendas, modernización y eficiencia

Antes de pensar en la modernización del sistema de calefacción de un edificio para volverlo más eficiente, salvando la situación de contar con una calefacción central que trataremos más adelante, conviene tener una idea del conjunto del edificio a nivel de eficiencia energética para diseñar el plan de actuación óptimo para cada caso.

Cuando hablamos de mejorar la eficiencia energética de un edificio ya construido no debemos perder de vista el estado y calidad de la envolvente térmica. En un edificio con cerramientos y cubiertas adecuados conseguiremos que se mantenga el calor en invierno y el frío en verano y por consiguiente lograr un ahorro energético medio aproximado del 30% del gasto en calefacción o aire acondicionado.

El caso de las calefacciones centrales requiere algunas consideraciones particulares. Su obligación de renovación proviene de una directiva europea dictada en 2012. Estaba proyectado que en España la ley que regula este cambio entrase en vigor en 2017 pero por diversas causas políticas y burocráticas la tramitación aún no ha fructificado aunque la desaparición de estos sistemas de calefacción sólo es cuestión de tiempo.

Normalmente existen dos diseños de calefacción central dependiendo de la ordenación de las tuberías que transportan el agua caliente:

  • En anillo: Existe un único punto de entrada y salida para cada vivienda.
  • En columna: Los radiadores de todos los pisos que se sitúan en la vertical comparten la misma entrada y salida.

La transformación para las calefacciones centrales con distribución en anillo es ligeramente más sencilla porque los radiadores ya deberían contar con válvulas termostáticas y sería suficiente con instalar contadores de consumo individuales. En cambio si la distribución es en columna será necesario instalar válvulas termostáticas y repartidores de costes para conseguir la completa individualización del sistema.

Buscando una climatización eficiente

Actualmente existen diversas soluciones capaces de conseguir un descenso notable en el consumo además de utilizar energías renovables, al menos en gran medida, para su funcionamiento. Las tecnologías más comunes son:

  • Calderas de biomasa: Son calderas que funcionan mediante la combustión de materia orgánica de origen vegetal (pellets, astillas, huesos de aceituna…)
  • Bombas de calor: Son dispositivos que toman energía de un medio y la transforman en energía utilizable en calefacción. Se utilizan en la implementación de sistemas de geotermia, aerotermia…
  • Energía solar: Ya sea mediante colectores solares, acumuladores o placas fotovoltaicas la energía proveniente del sol puede aprovecharse tanto en forma de calor o de electricidad.

En función de las características particulares del inmueble, su localización geográfica, y otros factores que puedan resultar de interés podrá realizarse el diseño más adecuado para su climatización. Usualmente, donde es posible, un mix de varias tecnologías es una buena opción para conseguir una reducción importante del consumo y alinearse en la estrategia de eficiencia energética adoptada por la Unión Europea de cara al horizonte del año 2020.

En Ingenieros Asesores estamos convencidos que un buen asesoramiento y desarrollo de proyecto resulta fundamental a la hora de realizar una reforma o afrontar una nueva edificación para conseguir un resultado moderno, eficiente y ecológico tanto en la fase de obra como durante la vida útil de la construcción. Consúltenos sin compromiso.

También le puede interesar...