Entidades de Control de Calidad en la edificación

En el mundo de la construcción existen muchas situaciones en las que una compañía independiente desarrolla servicios de inspección y control sobre cualquiera de las etapas en la vida de una edificación. De hecho, contar con una supervisión de la obra por parte de un tercero debidamente cualificado, ya desde la fase de proyecto, garantiza una alta probabilidad de éxito en los trabajos en el sentido de cumplir los plazos acordados, con un nivel de calidad muy alto y una alta garantía de durabilidad en el conjunto del inmueble.

Por ejemplo el actual IEE (Informe de Evaluación de Edificios) requiere que el redactor del informe sea un técnico independiente y cualificado. La figura del Controller de Obra es una figura similar al tradicional Supervisor de Obra. Hace la función de ojos y oídos del dueño del proyecto en un contexto en el que este propietario se limita a gestionar la financiación del activo. En el ámbito de las operaciones de compra-venta inmobiliarias o industriales es posible que un asesor externo realice una Due Dilligence Técnica, una acción equivalente a una auditoría técnica, que permite conocer el estado general de un inmueble o una instalación con el objetivo de minimizar riesgos en la inversión.

Una ECC acreditada, técnica e independiente

En el mundo de la construcción una Entidad de Control de Calidad (ECC) es un agente reconocido por la Ley de Ordenación de la Edificación para prestar asistencia técnica verificando la calidad y buenas prácticas del proceso constructivo desde el comienzo del proyecto hasta la conclusión de los trabajos. Los puntos clave más usuales en donde se establecen pautas y controles son:

  • Supervisión del proyecto. Se revisa el proyecto y publica un informe sobre la conveniencia de las soluciones adoptadas para el desarrollo de la construcción.
  • Control de calidad de los materiales, equipos y sistemas. Se realiza una inspección de que todo está en orden y es adecuado para el trabajo que se va a desarrollar de acuerdo a la normativa vigente.
  • Control de la ejecución de la obra e instalaciones. Durante esta etapa se verifica el cumplimiento del Código Técnico de la Edificación además de otras normativas. Se realiza también un control de la recepción y montaje de equipos y puede prestarse asistencia para las puestas en marcha.
  • Estudio y seguimiento topográfico. Se realiza un control de los terrenos y construcciones adyacentes así como de los afectados por las obras.

Una particularidad fundamental de la ECC, según indica la ley, es que debe ser independiente, y además debe poder acreditarlo, respecto al resto de agentes involucrados en la obra.

El trabajo que desarrolla una Entidad de Control de Calidad es una labor técnica que requiere experiencia, capacitación y profesionalidad. En Ingenieros Asesores somos especialistas en el campo de la construcción donde contamos con un largo historial de casos de éxito. Contacte con nosotros sin compromiso.

También le puede interesar...